Cuando comenzó a hablarse de la irrupción de nuevas tecnologías como el Big Data en las empresas, se desencadenó una interesante controversia entre aquellos que veían esta transformación digital de los modelos de negocio como una oportunidad y aquellos que la contemplaban como una amenaza.

No obstante, y según un estudio elaborado a principios de este año por la consultora Accenture, la inteligencia artificial aumentará los ingresos de las empresas casi un 40% en los próximos 4 años, impulsando el empleo un 10%. Con estos datos en la mano, parece que todo apunta a que este proceso de transformación está lejos de convertirse en un problema.

Pero, ¿qué supone realmente esta transformación digital para las empresas? El tratamiento masivo de datos de forma inteligente o Big Data ofrece una clara ventaja a la hora de segmentar clientes. Un ejemplo de ello lo encontramos en el sector financiero, ya que la incorporación de nuevas fuentes de datos a las segmentaciones tradicionales permite obtener una visión más completa del cliente. Este avance posibilita la creación de propuestas de valor mejor definidas y más adaptadas a los distintos perfiles de clientes logrando una mayor eficiencia y rentabilidad de las acciones comerciales.

Es por ello que una de las claves de esta transformación se centra en el consumidor final y conocer con exactitud cuáles son sus necesidades con el fin de personalizar el producto de la manera más rentable y eficaz posible. Para ello, será necesario recoger, analizar e interpretar los datos obtenidos de la experiencia del cliente desde todos los canales posibles.

Esta transformación digital también está ligada a la necesidad de contar con profesionales que ejerzan esta labor de recopilación y análisis de datos. Por ello, es imprescindible dotar a estos perfiles de las herramientas y conocimientos que precisan para afrontar con éxito los nuevos retos tecnológicos. Mediante una formación tecnológica de alto nivel, se debe dar respuesta a las exigencias de los nuevos mercados, sectores y perfiles profesionales que exigen un conocimiento de vanguardia.

La ciberseguridad, por otro lado, también se sitúa como un sector en alza ya que en una sociedad cada vez más global y digital, los riesgos relacionados con la seguridad de la información se multiplican. El aumento de estos ciberataques conduce a la necesidad de incorporar profesionales expertos en ciberseguridad para cubrir estos puestos de trabajo especializados en todo tipo de empresas.

Otro de los campos que ha irrumpido con fuerza en el mercado laboral es el desarrollo de aplicaciones de realidad virtual. El auge del interés por disfrutar nuevas experiencias, a través de una inmersión total de los usuarios en distintos ámbitos como la industria o la salud, ha provocado mayor demanda de estos profesionales especializados.

Se trata, en definitiva, de un cambio tecnológico que eleva la exigencia de empleo cualificado y crea nuevas oportunidades laborales para todo aquel que esté preparado o se forme para ello. De igual modo, las empresas también deben ser conscientes de que, pese a los desafíos, esta transformación digital y los constantes avances tecnológicos que conlleva, ofrecen un valioso abanico de posibilidades para superar las dificultades que puedan surgir y ser más eficientes.

Nada recoge mejor la esencia de este artículo que las palabras de Guillermo Beuchat: “El que innova, empieza perdiendo, el que no innova, termina perdiendo”.

Zigor Maritxalar Goñi
Director General Grupo Implika – BBTS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies