A menudo, los conceptos de ‘headhunter’ y ‘reclutador’ se usan indistintamente para referirse a aquellas personas que se dedican a la selección de personas. Sin embargo, a pesar de compartir el mismo propósito, su metodología de trabajo es distinta.

A continuación, os explicamos las principales diferencias que existen entre estas dos profesiones:

METODOLOGÍA DE TRABAJO

En general, los reclutadores trabajan para una o más empresas con el fin de ayudarlos a encontrar a los mejores candidatos para cubrir una vacante. Este proceso puede darse en cualquier momento. En este sentido, los reclutadores se encargarán de monitorizar el proceso de selección y realizar una primera fase de entrevistas a través de bolsas de trabajo o portales de empleo. Sin embargo, no se involucrarán más allá de negociar las prestaciones con los distintos candidatos en cuanto a salario, por ejemplo.

Un headhunter, por el contrario, desempeña su labor de otra manera. A través de un proceso totalmente confidencial, analiza en profundidad la industria en la que se precisa a los candidatos, identifica exactamente el perfil a cubrir y a continuación diseña la estrategia para encontrar a los mejores talentos. Todo ello, en base a su experiencia y, sobre todo, a una red de contactos especializada.

JERARQUÍAS PROFESIONALES

Como ya hemos comentado en posts anteriores, encontrar candidatos que cumplan con los requisitos del perfil idóneo es cada vez más complicado. El reclutador se encargará en mayor medida en buscar candidatos para las áreas más operativas de una empresa, es decir, personal multifuncional.

El Headhunter, en cambio, centrará su labor en la selección de altos cargos: directivos y perfiles específicos para posiciones gerenciales. Hablamos de CEOs, vicepresidentes, directores financieros… cuyo nivel de especialidad dificulta la labor de captación.

ANÁLISIS DEL PERFIL

En el caso de los reclutadores, estos profesionales suelen tener a varias empresas como ‘clientes’. Por este motivo, quizás no ahondan tanto en la particularidad de cada candidato y se centran más en ver si cumplen con los requisitos más fundamentales: nivel de estudios, conocimiento de idiomas, años de experiencia profesional…

Por el contrario, los headhunter no se centran únicamente en el nivel de estudios que tenga un candidato determinado o los logros académicos que haya obtenido hasta la fecha. También valora en gran medida los logros profesionales que han marcado su carrera. ¿Qué quiere decir esto? Que un cazatalentos fijará su atención en aquellos proyectos en los que ha tenido éxito, los equipos de trabajo que ha liderado, avances para la empresa… En definitiva, todo aquello que haya aportado valor a las compañías en las que ha estado y el valor que aún es capaz de generar.


Como podéis ver, el reclutamiento y la “caza” de talento son aspectos de la selección de personal que guardan una estrecha relación. Sin embargo, hay aspectos clave en cada uno de ellos que difieren en cuanto a metodología, categorías profesionales, nivel de profundidad en la búsqueda.

En BBTS combinamos las ventajas de ambos conceptos para conseguir que tus procesos de selección de personal sean perfectos y ayuden a tu empresa a reclutar personal capacitado y que mejore la productividad y el clima laboral.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies