El líder debe modificar la forma en la que presta atención a una situación y responde ante la misma. Un liderazgo de éxito depende de la calidad de atención, de la intención que el líder concede a cada situación y del espacio interior desde el que ejerce su liderazgo.

Dos líderes en la misma circunstancia pueden generar resultados distintos, dependiendo del espacio interno desde el cual opera cada uno.

Otto Scharmer propone un recorrido en forma de U para ejercer un liderazgo efectivo. Para liderar efectivamente debemos conocer el espacio interior desde el que se actúa, algo relacionado con el tipo de escucha que expresa el líder. No se trata sólo de como escuchamos individualmente, sino también como nos comunicamos dentro de nuestro equipo.

Según Scharmer existen cuatro tipos de escucha:

  • Descarga: se trata de los juicios habituales de escucha. Es un momento en él que los acontecimientos confirman lo que ya sabemos.
  • Hechos: se trata de la escucha básica, en la que aparece información diferente a la que se conocía. Es el momento de preguntar al equipo y prestar atención a las respuestas que nos ofrecen. Se presta atención a los hechos novedosos.
  • Empática: se trata de entender lo que nos están contando o lo que otra persona siente.
  • Generativa: a través de esta escucha, nos convertimos en alguien nuevo.

Concepto de la teoría U

El proceso U es una teoría creada por Otto Scharmer, profesor de Massachusetts, y se recoge en su libro: “Teoría U: Liderar desde el futuro a medida que emerge.” Se basa en un método de desarrollo personal enfocado en una serie de herramientas para conocerse a uno mismo y de esta manera, cambiar las empresas. Básicamente explica que nuestro éxito dependerá de cómo hacemos frente a determinadas situaciones.

Los 7 pasos que forman la teoría U

La innovación se consigue a través de la transformación de cada individuo. La teoría implica 7 capacidades de liderazgo esenciales que se deben crear en un equipo.

  • Abandonar el modo descarga: En este momento el líder debe hacer partícipe a los empleados y consolidarse como grupo. Es la primera etapa donde las personas toman consciencia de los conocimientos que tienen. Se expresan las bases para construir el proyecto, tratando de solucionar las limitaciones y potenciar las fortalezas. En este momento solo importa la empresa, el equipo y sus capacidades.
  • Observar: en este momento se debe dar contexto a la situación en la que nos encontramos. Para esto se debe buscar información para desarrollar nuestras propias conclusiones.
  • Empatizar: tratar de comprender e interpretar las acciones relacionadas con el proyecto que el ser humano realiza. Debemos responder a la pregunta ¿Por qué?
  • Transformar: conocemos nuestra situación y las necesidades de los otros, en base a todo esto, se crean nuevas posibilidades.
  • Prototipar: es el momento de diseñar aquello que se quiere construir. En esta fase vemos la situación de una manera realista.
  • Desplegar: el prototipo anterior lo pasamos a un producto o servicio real.

Un ejemplo de aplicación de la teoría sucedió en Alemania con una red de médicos. Estos crearon un encuentro de un día en base a la teoría U en él que se juntaron médicos y pacientes. Se crearon diálogos y conversaciones entre ambos. A través de estas conversaciones se crearon prototipos. El resultado de este proceso fue una reducción de los costes y las quejas de la región se disminuyeron a casi cero.

Si te gustaría saber más las técnicas más eficientes para desarrollar en la empresa, infórmate sobre el Programa de Construir Equipos para Transformar Organizaciones de BBTS. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies