Nacidos entre 1981 y 1994, los Millenials o Generación Y  han sido los protagonistas del cambio.  Caracterizados por el desarrollo tecnológico vinculado al ocio y el consumismo, existen grandes diferencias culturales entre ellos y otras generaciones.

Este alto grado de diferenciación puede llegar a complicar la convivencia dentro del entorno laboral. Para facilitar la integración de ambas generaciones es imprescindible la existencia de una figura de liderazgo que sepa lidiar con estos perfiles.

 

¿Qué habilidades reconocen como un auténtico líder?

Para ser un buen líder entre millenials el primer paso es preguntarse qué tipo de valores o competencias son las que más valoran las personas que pertenecen a esta generación. Por lo general, se trata de un perfil que muestra un gran interés por las nuevas tecnologías y se informa sobre las modas en todos los sectores. Sin embargo, cuestiones de índole política o religiosa, pasan más desapercibidas entre su lista de preocupaciones.

 

La cuestión es: ¿cómo aprovechar este potencial para la creatividad y la innovación y orientarlo en favor de la empresa?

También conocidos como los “nativos digitales”, la mayoría de ellos han tenido acceso al mundo digital desde su infancia. Igualmente, han estado en contacto con ordenadores, internet o dispositivos móviles tanto en su vida académica como laboral.

En este sentido, el liderazgo debe estar orientado a potenciar estas capacidades relacionadas con el ámbito tecnológico e incluso a escuchar sus sugerencias.

En este mundo marcado por un carácter tecnológico y quizás un tanto impersonal, la creación de una relación más cercana con el trabajador será uno de los aspectos decisivos a la hora de ejercer el liderazgo. Igualmente, también será relevante crear un clima propicio para la comunicación entre los directivos y los empleados.

Además, la evolución de la tecnología ha derivado en el desarrollo de una generación acostumbrada a nuevos modelos de trabajo: teletrabajo, coworking, videoconferencias… Es muy importante que un líder sepa qué modelo de trabajo es el que mejor encaja con sus empleados y, sobre todo, lo que les impulsa a ser más productivos.

Otro aspecto que caracteriza a los millenials es una cierta inestabilidad profesional o tiempo de permanencia en la empresa. Este aspecto dificulta en cierta medida la labor del líder de trabajar el grado de implicación del empleado con la compañía. El directivo deberá saber cuáles son las motivaciones verdaderas del trabajador y guiarle para que llegue a conseguir sus metas propuestas.

En definitiva, la generación millennial está inmersa de lleno en el mundo laboral dispuesta a ser liderada por perfiles que sepan adaptarse a sus características y perspectivas actuales.

Si quieres mejorar tus habilidades directivas o trabajar el liderazgo con tu equipo, consulta nuestro Programa Enfocado de Fábrica de Líderes, donde trabajamos todas estas habilidades.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies